La Fundación Friedrich Naumann es una organización que toma su nombre del político alemán Friedrich Naumann, el cual fue uno de los fundadores del Partido Democrático Alemán, a la vez que uno de los padres de la Constitución de la Nueva República de Weimar, muriendo en 1919, justo después de la Constitución.

indice

¿A qué se dedica la fundación?

Friedrich Naumann era un firme defensor del liberalismo, como buen pastor protestante que era, de manera que la fundación se dedica a intentar expandir esta ideología política y económica, pues creen que es lo mejor para las naciones.

Actúan en Alemania, pero lo cierto es que lo hacen en todo el mundo, sobre todo en América Latina, continente donde la fundación centra una buena parte de las acciones, puesto que es donde ellos creen que hace más falta el liberalismo.

¿Qué quiere fomentar esta fundación?

La Fundación  Friedrich Naumann quiere expandir ciertos valores, con los cuales todos podemos estar de acuerdo. Entre estos valores están los derechos humanos y los derechos civiles, la democracia, el Estado de derecho y la economía de mercado.

Quedaros con el término “economía de mercado”, pues al tratarse de una fundación liberal, lo que más le interesa es expandir esta economía de mercado, que es como llaman las personas videos hentai de esta ideología a la economía libre, una economía en la que los estados no intervienen y lo dejan todo en manos de lo que los liberales llaman el mercado.

¿Por qué se centran tanto en América Latina?

Se centran mucho en América Latina, porque desde esta fundación creen, con razón, que lo que quieren fomentar falta en esta zona del mundo, en lo que lo que impera es la pobreza, la economía intervenida y no se respetan los derechos humanos.

Además, las economías de una buena parte de estos países son todo lo contrario a las economías de mercado, pues en los últimos años ha habido un auge del populismo, el cual se caracteriza por culonas.org economías fuertemente intervenidas por el Estado.

Esta intervención del Estado ha derivado en situaciones esperpénticas, risibles si no fuese por lo mal que lo están pasando las personas de esos países. Quizá el ejemplo más claro es Venezuela, uno de los países que más petróleo tiene en todo el mundo y en el cual sus ciudadanos pasan hambre.

No tenemos que irnos muy lejos para encontrarnos con Ecuador, otro país que ha estado aplicando medidas que podemos calificar como populistas, y que al final ha tenido que pedir ayuda al FMI.

¿El liberalismo es la solución?

Un liberalismo clásico, bien entendido y alejado del neoliberalismo que imperó en la región en los años  noventa del pasado siglo podría ayudar mucho a los problemas de estas regiones, siempre, eso sí, que no hubiese corrupción.

Lo cierto es que a lo largo de la historia los países han prosperado cuando se ha dejado a la gente comerciar sin trabas, y en estos países con economías planificadas, economías socialistas, no se puede hacer ningún negocio sin hacer una enorme cantidad de trámites, pedir y pagar licencias, esperar a que los funcionarios te den el visto bueno, etc.

La labor que está haciendo la fundación en América Latina es buena, de manera que esperamos que conforme pasen los años el liberalismo arraigue en esta región, más viendo que los experimentos populistas tienen un mal final.